Estudio Básico de la Esterilidad

La esterilidad es la incapacidad de conseguir una gestación espontánea, al menos durante un año sin protección, desde el inicio de las relaciones sexuales. Y hablamos de infertilidad cuando en la pareja un embarazo no llega a término.

 

El estudio se debe iniciar pasados 6 meses en el caso de mujeres mayores de 35 años, ya que “el factor edad” es muy importante dado que el índice de fertilidad en la mujer es máximo alrededor de los 25 años y disminuye de forma brusca a los 35, considerándose que a los 40 años la tasa de esterilidad estaría entre el 65 – 70 %. En caso de sospecha o de mujer sin pareja masculina, el estudio se podría iniciar de forma más precoz.

Es muy importante realizar el estudio a ambos miembros de la pareja.

La esterilidad es la incapacidad de conseguir una gestación espontánea, al menos durante un año sin protección, desde el inicio de las relaciones sexuales.

 

El primer objetivo de la evaluación:

  1. Confirmar la reserva  ovárica.
  2. Descartar un factor tubo-peritoneal.
  3. Realizar un  estudio seminal para evaluar la concentración,  morfología, movilidad y vitalidad de los espermatozoides.

Además realizaremos una analítica que incluya serología de Hepatitis B y C, VIH, Lúes, y en la mujer además comprobaremos el estado inmunológico para Rubeola y Toxoplasma.

HISTORIA CLÍNICA

La historia clínica es el instrumento básico de toda actuación médica. Se inicia con una entrevista realizada por el especialista en reproducción destinada a conocer los antecedentes familiares, personales y reproductivos de ambos miembros de la pareja, incidiendo especialmente en los que podrían tener relación con su fertilidad.

Debe incluir: duración de la infertilidad, historia menstrual, citología actualizada, historia de embarazo y/o abortos, métodos anticonceptivos previos, frecuencia en las relaciones sexuales y disfunción si la hubiera, cirugías previas, enfermedades graves o lesiones.

EXAMEN FÍSICO

En el examen físico de la mujer incluye: el peso, índice de masa corporal, la presión sanguínea, anormalidades vaginales, cervicales y pélvicas si las hubiera, así como el tamaño del útero, forma y posición.

El hombre, debería ser valorado por un urólogo y además de realizar un examen físico general, se explorarán los genitales, incluyendo: examen del pene, ubicación del meato uretral, palpación y medición de los testículos, la presencia y consistencia de ambos vasos y epidídimos, la presencia o ausencia de un varicocele, las características sexuales secundarias.

Copyright © 2016 RoquetasFIV.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies